Despedirnos de la comodidad ¿o no?

Unos pequeños consejos que a mi personalmente me han ayudado mucho tanto para tomar la decisión final como también ver si realmente es lo mío o no.

Despedirnos de la comodidad ¿O no?

 Si, lo sé! sin duda es un título que asusta, pero espero que al final de este artículo no sea así. La realidad es que es un cambio drástico en lo que conocemos de nuestro día a día si tomamos la alternativa a ser feliz recorriendo el mundo. Hay un par de cosas que creo les servirán de entrenamientos como lo fueron para mi. Los voy a colocar de menor a mayor por criterios de tiempo de realización y dificultad física.
  • Ve de Acampada
 Puede que nunca te hayas ido como mínimo una noche de acampada o como mi caso, que desde muy joven no lo hago y ya esas ganas no son las mismas. Si te encuentras en estos casos, saca del trastero la caseta, el saco de dormir y demás bártulos. Deja la comodidad de tu sofá, la tele de plasma y despídete de tu comodidad. Podrás probarte en una situación distinta, la incomodidad del suelo, las inclemencias climatológicas, las dificultades del terreno para llegar, la infraestructura que debes cargar…etc. Esto no sólo te probará, si no te ayudará a tomar decisiones importantes llegado el momento como saber lo que realmente es necesario llevar para no cargar demasiado. 
¿Lo ves muy malo? ¿ya se te quitaron las ganas nada más pensar toda esa incomodidad? 
Bien! eso es lo que pretendía. Muchas veces nos impide tomar la decisión estas cuestiones, pues no es que no seamos capaz, pero ¿ese sacrificio para que? con lo cómodo que estoy en mi sofá. Pues te lo voy a decir. Como dije en mi entrada anterior lo primero a cambiar es la mentalidad, hay que hacerla positiva. No es muy complicado y una vez empieces a hacerlo verás lo gratificante que es. Te voy a describir la acampada como hice antes pero desde este punto de vista nuevo.
…..saca del trastero la caseta, el saco de dormir y demás bártulos. Deja los dolores musculares de estar en el sofá, amplia tu tele de plasma al tamaño real y saborea la comodidad de una acampada. Podrás probarte en una situación distinta, colocar tu caseta donde más te guste, desde allí escuchar el susurro del viento o el chisporroteo de la lluvia. Ver las maravillas creadas por la naturaleza en los alrededores y disfrutar en ese hábitat con tus herramientas de campista. ¿Mejor ahora?
  • Realiza senderismo a lugares nuevos
 Con esto entrenarás tu cuerpo a disfrutar de las miles de maravillas que te vas a encontrar caminando por lugares que nunca has ido. Si no tienes experiencia únete a algún grupo, puedes encontrarlos en Facebook o quizás tengas amigos que lo practican y ni lo sepas. Cuando yo empecé no imaginaba ni mínimamente las maravillas que iba a ver. La isla donde vivo tiene 47km de diámetro, te puede parecer pequeña, a mi también me lo parecía hasta que descubrí que, años mas tarde de hacer senderismo y aún no conozco nada. Estamos acostumbrados muchos de nosotros a ver las cosas si llega la carretera. Ni te imaginas, que igual que el iceberg, lo mas grande y bonito está oculto. Hazme caso si estas en esta situación y verás como lo agradecerás.
  • Haz cualquier camino de Santiago
 Esto ya lo denomino como una práctica, pues es lo mas parecido a recorrer el planeta como buscamos. Quizás tu sueño es recorrer el mundo a pié, en bici o puede que en furgoneta, no importa, el camino de Santiago te descubrirá lugares nuevos y distintos a los que conoces, personas de todo tipo, sus culturas y experiencias. Compartir ratos agradables con ellos y darte cuenta que uno de esos ratos que compartes puede ser lo cansado que estás o lo que te costó una subida, y además hacerlo todo ello entre risas. Te verás envuelto en un aura de disfrute en cosas que antes ni imaginabas. 
Te aseguro sin lugar a dudas que el camino de santiago es totalmente adictivo y te enfocará irremediablemente a nuestro sueño final.
 
 Si lo piden, haré mas adelante un artículo de los distintos caminos de Santiago,  pros y contra de cada uno según mi experiencia y la de otras personas que he conocido allí.
 
*Foto hecha la primera etapa del camino de Santiago (El primitivo)
 

2 comentarios en “Despedirnos de la comodidad ¿o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *