Lugares de obligada visita en Gran Canaria que los turistas desconocen.

 Como la mayoría de los lectores conocen, Gran Canaria es un lugar muy turístico que se vende como lugar idílico de sol y playa prácticamente todo el año, pero lo que muchos desconocen, es que a Gran canaria le apodan el mini-continente por sus variados paisajes y microclimas, que evocan a lugares de todas partes del planeta, desde el cañón del colorado, paredes de colores o la selva Colombiana entre otros.

Con el creciente turismo alternativo que no sólo busca playas de ensueño y que quieren adentrarse en bellezas más inaccesibles, a continuación te voy a comentar unos pocos lugares de cientos que hay en la isla para que cuando la visites, aproveches todo su potencial.

**He seleccionado estos por su importancia y fácil información para encontrarlos sin necesidad de guía de montaña.

Hotel Balneario y barranco Azuaje

Por la naturaleza volcánica de Gran Canaria ha determinado el nacimiento de manantiales de aguas con propiedades mineromedicinales, gracias a contenidos diversos, como hierro, silicatos, gas carbónico, hidrosulfúrico, etc

Esto implicó que a finales del siglo XIX, cuando el desarrollo del capitalismo industrial popularizó en Europa los balnearios de aguas medicinales entre las clases acomodadas, llegaran a Gran Canaria, los primeros turistas para probar las propiedades curativas de estas aguas en los nuevos balnearios que se encontraban rodeados de una naturaleza extraordinaria.

El Balneario de Azuaje se construyó en 1868, y su acceso se hacía, desde Firgas, a través de una serpenteante y estrecha vereda hasta que se acondicionó el camino de la Capellanía (1866), más apto para el tránsito de bestias cargadas, y luego, también se trazó otra senda desde Moya.

El nuevo balneario generó, en Firgas y Moya, un oferta alojativa de fondas ocupadas por bañistas que se desplazaban hasta el fondo del barranco a lomo de animales.

Hacia 1907, se construye desde Buen Lujar, el enlace por carretera hacia Moya con un espectacular viaducto para salvar el barranco de Azuaje. Ello permitió un acceso más fácil hacia el Balneario, cuyas instalaciones se mejoraron para recibir un mayor número de bañistas, en un momento en que las Islas se consolidaban como lugar privilegiado para el turismo europeo de salud; mientras que los nativos del lugar solían acudir al mismo, sobre todo en el período de la luna de miel.

El Balneario de Azuaje se cerró hacia 1938 por razones sanitarias y las circunstancias negativas de las contiendas bélicas.

La situación económica posterior imposibilitó su reapertura oficial, aunque sus instalaciones y baños continuaron siendo utilizadas por la gente del lugar, donde se hacían bailes hasta principios de los años cincuenta; pero la enorme riada causada por el temporal de octubre de 1955, destrozó los baños y todo el entorno entró en un progresivo deterioro.

Actualmente las ruinas del Balneario son visitadas diariamente por curiosos de la isla además, remontan la senda del barranco por donde trascurre el agua proveniente de la montaña acompañada de una variada flora que inunda el paisaje con pequeñas cascadas y charcas.

También queda operativo en frente del hotel balneario un naciente de agua ferruginosa con muchas propiedades diuréticas y digestivas, no olvides tu botella vacía para llenarla.


Gui-Gui

Considerado por los isleños como el paraíso de Gran Canaria, virgen y salvaje sin manipulación por la mano del hombre, Gui-Gui es un lugar perfecto para escapar de la civilización. Quizás se ha mantenido en ese estado por el difícil acceso a la misma, la cual solo se puede visitar en barco desde el pueblo más cercano “Mogán” o a través de un sendero algo duro por su desnivel montañoso a elegir desde Tasartico o la Aldea de San Nicolás.

Además, en Gui-Gui encontrarás muchas especies endémicas de flora y fauna que encuentran refugio aquí, es por eso que esta zona es Reserva Natural 

Otra curiosidad de esta playa es que está dividida en dos, GuiGui chico, que es la playa grande y GuiGui grande que es la playa pequeña y depende la la época del año puedes pasar de una a otra con la marea baja por la arena, roca o incluso a nado. Es parte de la magia de este lugar, que cambia mucho de unos meses a otros.

Espectaculares también son las puestas de sol desde aquí, a mi parecer las mejores de la isla viendo como se esconde el sol detrás del Teide.


Barranco los cernícalos

Si te gusta el senderismo y lugares naturales del interior, otro donde perderse y disfrutar de su belleza natural es el barranco de los Cernícalos en Telde

Tiene dos recorridos, el que sale del Lomo Magullo hacia arriba que es el más visitado por su facilidad de acceso y preciosos saltos de agua y desde Cazadores hacia abajo, donde verás los nacientes de las aguas que salen desde la misma montaña.

El sendero del lomo Magullo desde hace unos años lo han arreglado para señalizarlo bien y facilitar su tránsito, sin embargo el que sale de cazadores es más salvaje para personas más intrépidas.


Arco del Coronadero

El arco del Coronadero se encuentra en el barranco Hondo donde además, eso si con profesionales, podrás hacer varias vías ferratas (Ferratas el Berriel) si eres amante de la adrenalina controlada.

El arco del Coronadero es una maravilla de la naturaleza creada al azar y con el paso de los siglos.

Es un impresionante arco, o mejor dicho dos, que como si de un puente de tratara te llevará de un punto a otro a través de una pasarela flotante, y todo eso, con el añadido de estar a varios metros sobre el suelo. La visita al arco y subirte en él hará una bella experiencia donde alimentar tus mas salvajes instintos y emociones.


Tamadaba

En el parque natural de Tamadaba se encuentra el pinar de Tamadaba, allí además de una zona de acampada y de recreo rodeado/a de naturaleza, podrás ver unas vistas muy impresionantes, ya que cerca se encuentra “Faneroque” el tercer acantilado al mar más alto del mundo, más de un Km de acantilado. Es por ello que aún desde aquí, estando incluso a más altitud, tendrás a pocos km la costa generando como he dicho unas vistas muy impactantes.

*Por cierto, no lo cuento aquí, pero sobra decir que la visita a Faneroque también es digna de mención y de visitar. Es que hay mucho que ver en Gran Canaria y si lo cuento todo nos dan las uvas.


Veneguera

Al igual que GuiGui, Veneguera es una belleza de la naturaleza casi oculta, y digo casi porque la diferencia es que aquí si se puede llegar en coche después de varios KM de camino de tierra, por lo que aunque alejado de la civilización, no lo será tanto como la anterior playa mencionada. Aún así, si no tienes la energía para caminar lo que hace falta para llegar a GuiGui, Veneguera ofrece una zona retirada de las poblaciones y muy salvaje, donde disfrutar la mayor parte de las veces, sobretodo entre semana, de una playa encantadora y prácticamente solitaria.

Otro consejo es visitarla de noche, puesto que la lejanía con las poblaciones hacen que no tenga nada de contaminación lumínica y por consiguiente unas vistas preciosas a un cielo muy estrellado donde cada noche se pueden ver estrellas fugaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *