El viaje del depósito de combustible

Aigues-Mortes

Aigues-Mortes, fundada en el siglo XIII por San Luis con la idea de desarrollar el comercio con Italia y Oriente, convirtiéndose en el primer puerto en el Mediterráneo del Reino de Francia. Hoy en día, cuenta con un conjunto arquitectónico muy bien conservado. En el corazón de la Camarga del Gard, la ciudad de Aigues-Mortes presenta un aspecto de auténtica fortaleza medieval, con sus 1.634 metros de murallas, sus puertas fortificadas, sus veinte torres y su camino de ronda. La torre más alta es la torre de Constanza, antigua prisión, ofrece desde lo alto de su terraza (30 metros) una hermosa vista de las enormes extensiones de Camarga.

En el interior de las murallas encontrarás la plaza San Luis, con la fuente rematada por una estatua de San Luis, las terrazas de los restaurantes y las tiendas.

Todavía en el recinto de la ciudad, el recorrido se completa con la visita de la iglesia gótica de Notre-Dame-des-Sablons y de dos edificios barrocos: la capilla de los Penitentes Blancos y la capilla de los Penitentes Grises.


Montpellier

Qué decir de Montpellier, cuando es una ciudad donde casi el 20% de sus edificios están catalogados como monumento histórico. Ciudad donde pasear sus calles medievales y dejarse sorprender por sus edificios antiguos que contrastan con una urbe fuera del casco muy cosmopolita. Además de mucha historia en la que la ciudad ha pasado por muchas manos, ¿Sabías que durante más de un siglo fue de la corona de Aragón y después Reino Mallorquín hasta que la vendió al rey de Francia?

Lugares de interés:

  • Plaza de la comedia
  • Edificios de la Opéra Comédie y la Berlioz
  • Fuente de las Tres Gracias
  • Place Royale
  • Chateau d’eau
  • El Mikvé (Baño ritual Judio XII
  • Place Saint Roch
  • Mansión Saint-Come
  • Porte du Peyrou
  • parque de la Promenade du Peyrou
  • Acueducto de San Clemente
  • Catedral de San Pedro
  • La Facultad de Medicina más antigua del mundo

Béziers

Nada más acercarte a Béziers llama la atención su puente viejo medieval que da entrada  al casco antiguo que se ve coronado con la impresionante iglesia-fortaleza sant Nazaire. El lugar se inicia desde el 700 antes de Cristo y por esa colina se han asentado diferentes pueblos, lo triste es que el episodio que más se recuerda de este lugar fue en el siglo XIII cuando para dar un escarmiento al resto de los pueblos cátaros se dio la orden de matar a todo ser viviente que allí se encuentre, lo que se llevó a cabo al invadir la ciudad después del asedio.

Recorrer sus calles te hará como no era menos, descubrir lugares y rincones de cuentos

Además de la ciudad no puedes perderte las esclusas Fonserannes, en 300 metros tienes 9 que superan un desnivel de casi 22 metros

Lugares de interés:

  • La Catedral de Saint-Nazaire
  • El Puente Viejo (Pont vieux)
  • Jardín de los Obispos
  • Iglesia Sainte-Madeleine
  • Iglesia de Saint-Jacques
  • Museo de Bellas Artes – Hôtel Fayet

Siguiente página Narbona

2 comentarios en “El viaje del depósito de combustible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *